El Mercurio: Corte favorece a madre que huyó con hijos


Secuestro internacional:

El máximo tribunal estimó que separar a los niños del lazo materno los expone a “daño sicológico y afectivo grave”.

Historia de Munira Paredes

Por 4 votos a 1, la 4ª Sala de la Corte Suprema se inclinó en favor de Munira Paredes, madre de dos niños con los que escapó de EE.UU., por lo que debió enfrentar una demanda por secuestro internacional del padre de los menores, Abed El Rahman Jim Shrayef.

El máximo tribunal se pronunció en este caso por un recurso de queja de Shrayef para impugnar el fallo de segunda instancia que apoyó a la madre. Antes, el 8º Juzgado de Menores de Santiago había dispuesto el regreso de los niños, al estimar que hubo traslado ilegal.

Si bien la Corte Suprema estimó que se configuraría un traslado ilícito, según la Convención de La Haya de 1980 sobre secuestro internacional de menores, “lo cierto es que no corresponde hacer una aplicación automática e irreflexiva de dicha normativa”.

En ese sentido, el fallo advierte que la convención dispone que la autoridad judicial no está obligada a ordenar el regreso del niño si se determina que hay un grave riesgo de peligro físico y sicológico del menor.

También se alude a que la convención vela por los intereses de los niños, por lo que no corresponde considerar como aspecto esencial los intereses de los padres u otras entidades.

El informe social invocado señala: “…los niños deben permanecer bajo el cuidado de la madre en Chile junto a su familia materna, donde actualmente se encuentran protegidos…”.

Además, se considera un informe sicológico del Sename, que revela que “los niños fueron víctimas de violencia intrafamiliar por parte de su padre”, lo que se estima como una ratificación de la versión de la madre, quien dijo haber huido de su hogar por haber sufrido violencia física y sicológica.

Argumentaciones
A partir de estos informes, los ministros José Benquis, José Luis Pérez, Orlando Álvarez y Jorge Medina infieren que existe el grave riesgo aludido en la convención, ya que “además de la violencia intrafamiliar que se ha determinado, separar a estos niños del lazo materno y de su actual entorno emocional, social y cultural los expone a un daño sicológico y afectivo grave”.

El voto disidente fue del ministro Urbano Marín, quien estima que se transgredió la Convención de La Haya, basada en la tuición compartida de los padres y en que la madre vulneró un dictamen de la Corte de la Familia de Nueva York.

Para la abogada de Munira Paredes, Cecilia Mundaca, el fallo consagra el “principio de humanidad”, en el sentido de que los jueces no pueden aplicar las normas en forma automática e irreflexiva, toda vez que afectan a seres humanos. Advirtió que se ha ratificado lo señalado por el Vaticano, en cuanto a que las católicas occidentales han tenido “amargas experiencias en matrimonios con musulmanes”.

La abogada del padre, Porzia Sprovera, lamentó el fallo y dijo que lo acata por tratarse del criterio de la Corte Suprema.

El padre de los niños regresó la semana pasada a Nueva York.